Interior demana ‘sentit comú’ als ajuntaments amb els After Hours

Publicat a La Vanguardia 27 de setembre del 2010 – Link a la noticia.

Barcelona. (ACN).- El Departamento de Interior considera que si los after hours no crean problemas de convivencia y cumplen la normativa aprobada recientemente no deberían ser clausurados, aunque esta decisión la debe tomar cada ayuntamiento.

Según el secretario general de Interior, Joan Boada, los afters por sí mismos “no son problemáticos, como no lo es una discoteca u otra actividad”, sino que el problema es cómo se hace esta actividad y si cumple las normativas de sonido o aforo, si hay disturbios en la puerta o se cometen delitos. Justamente este lunes entra en vigor el nuevo decreto que regula estos locales, aunque dejará la decisión final a los ayuntamientos.

De hecho, según Boada, los afters crean menos problemas que otros locales de ocio, ya que en el horario que funcionan, por la mañana y mediodía, no molestan tanto como por la noche y la madrugada, cuando la gente duerme. Por ello, en una entrevista a la ACN, ha recordado que los ayuntamientos que quieran cerrar este tipo de locales deberán “argumentar”, ya que, si no, los propietarios podrán recurrir a la justicia.

Boada se ha mostrado satisfecho por el nuevo decreto, que calificó de “avance muy importante” y que ha trabajado con los responsables de los locales. Según él, los propietarios están “contentos” pero no les acaba de gustar que ahora dependan de los ayuntamientos. Sin embargo, el departamento respeta la autonomía municipal y considera que “el sentido común hará que puedan abrir puertas de forma regular en muchas ciudades”, pero “es decisión de cada ayuntamiento”.

Incertidumbre entre los propietarios
Pero los dueños de las salas más famosas del área metropolitana, en Viladecans, no están tranquilos. El Ayuntamiento tiene competencias para decidir si les aprueba las licencias o si, por el contrario, no lo hace y traslada a los establecimientos de la alegalidad actual a la ilegalidad definitiva. El consistorio no tiene nada decidido.

En declaraciones a la ACN, Rubén Castillejo, propietario de una de las salas, lo lamenta: “Ahora que se ha hecho una ley para regular los afters, es el momento más peligroso para que se cierren, como poco me parece paradójico y como mucho incongruente”.

Domingo, a media de la mañana
Al fondo de la calle Llobatona, en Viladecans, se pueden percibir uno de los últimos bloques de viviendas promovidas en Viladecans, junto al centro comercial Vilamarina, al final del núcleo habitado. No llega hasta las casas el ruido que aún se puede oír en la puerta del Merci, en la misma calle. La discoteca del grupo Madness abre los sábados de seis de la mañana a cuatro de la tarde y los domingos hasta las ocho de la tarde.

Lara, una joven de 21 años, es una de las clientas que suelen aprovechar esta oferta para bailar de día, y no de noche. Mientras toma el aire un rato en la puerta de la sala, explica que se ha levantado a cuartos de cinco para ir a bailar todo el domingo. “Al igual que trabajo 12 horas durante la semana, porque no puedo irme de fiesta 14 el fin de semana?”, pide.

Poco después sale del Merci Marta, un poco más mayor que Lara. Ella no había ido nunca de after pero este domingo ha decidido alargar la fiesta hasta más allá de la madrugada con amigos suyos. Han pasado la noche en Sant Celoni y después han ido hasta Viladecans. Marta ha seguido el camino que hacen muchos fines de semana muchos jóvenes del área metropolitana. En el polígono industrial del sur de Viladecans hay dos de los afters más conocidos de la zona, el Merci, del grupo Madness, y el Souvenir, del grupo Matinée.

Las salas han estado en la alegalidad desde que se establecieron, porque su actividad no estaba regulada hasta ahora. Lo recuerda Rubén Castillejo, propietario del Merci, que abrió hace seis años y que, dice, ha vivido al menos tres cierres desde entonces. El último, durante este mismo julio.

La semana próxima, pero, entrará en vigor el reglamento que establece las características que deben reunir estas salas si quieren poder optar a una licencia para abrir como establecimientos de régimen especial. Y que deja en manos de los municipios de 50.000 habitantes la competencia para otorgar los permisos. Viladecans tiene más de 63.000 y asumió esta capacidad el 28 de enero pasado.

Fuentes municipales, sin embargo, indican que el consistorio aún no ha decidido si legalizará estas salas. Aseguran que se está estudiando la ley, y que estudiarán las solicitudes cuando les lleguen. Eso sí, recuerdan el historial de denuncias y cierres que se han producido en los últimos años y que hasta ahora el consistorio no ha visto con buenos ojos que en un polígono industrial se desarrolle esta actividad

Una postura y una incertidumbre que ha puesto en alerta a los dueños de los afters. Castillejo considera que se encuentra en una situación absurda. “Tenemos todo el derecho a tener una licencia”, defiende. Y añade: “Esta licencia se ha hecho para nosotros. Los afters existían, se entendieron inicialmente como un problema de alegalidad, se hizo una ley, que son recursos económicos, humanos, administrativos, para que esto se pueda regular en base a unos criterios que ellos mismos impusieron”, narra .

Y recuerda que él mismo ha trabajado con el departamento de Interior desde 2004, cuando sufrió el primer cierre, para colaborar con la elaboración de la norma. De hecho, el departamento se ha esforzado durante los últimos años en conseguir la colaboración de todos los implicados, también los empresarios del ocio nocturno.

Castillejo es muy crítico con la indecisión del consistorio. Dice que ningún representante se ha reunido con él desde hace meses, aunque, añade, lo ha pedido. Y, de hecho, el teniente de alcalde responsable del asunto, David Massana, no se ha reunido con los empresarios en los últimos días. “Los acuerdos ya los deberían haber tomado después de seis años”, dice, y añade que “si el Parlament de Catalunya ha entendido que nosotros merecemos estar aquí, no creo que nadie más pueda decir que no debemos”. Así que, si el consistorio no le concede la licencia, Castillejo no dudará en acudir a los tribunales, asegura.

De hecho, Joaquim Boadas, abogado y representante de la Federación Catalana de Actividades Recreativas Musicales (Fecasarm), una de las dos patronales del ocio nocturno, advierte que los consistorios han de basar su decisión, en caso de que sea negativa, en criterios objetivos. Castillejo asegura que el Merci cumple todos los requisitos del reglamento. El Souvenir, en cambio, podría estar a menos de 500 metros de una zona habitada, situación que el reglamento prohíbe.

Y los empresarios coinciden con el consistorio en una cosa: la nueva ordenanza de ruidos que ha aprobado recientemente Viladecans, que establece duras sanciones para quien no la cumpla, no afectará la decisión final.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s